El espacio público es esencial para la calidad de vida de los habitantes de una ciudad, tanto en el ámbito arquitectónico como en el social y el cultural. Constituidos como espacios de encuentro, convergencia y disputa; plazas, parques, esquinas, escalinatas, son elementos fundamentales que posibilitan el uso y disfrute colectivo, así como la realización de los individuos y de la diversidad de actores sociales que componen la vida del CHQ.


Plaza San Agustín. Fuente: El Comercio

Existe una estrecha vinculación del espacio público con la expresión política y cultural de quienes habitan la ciudad. En el Centro Histórico de Quito, se encuentran algunos de los espacios públicos más significativos; íconos monumentales que representan la diversidad y riqueza de la vida social y política del país, como son la Plaza Grande, la Plaza de San Francisco o la Plaza de Santo Domingo; un conjunto de elementos monumentales que se articulan como una totalidad de sentido que dota de identidad al conjunto de la ciudad; su carácter histórico y patrimonial expresa un importante abanico de representaciones culturales, propias de las dinámicas de la aglomeración urbana.


Si bien esta caracterización del espacio público como monumentalidad que expresa un conjunto de sentidos asociados a la identidad de la ciudad es significativa, ésta también puede ser vista desde una perspectiva funcional, como conjunto de espacios específicamente diseñados o concebidos para el encuentro y el disfrute tanto de quienes lo habitan como de quienes lo visitan o se aproximan a conocerlo. Desde esta perspectiva el uso del espacio público presenta ciertas particularidades que requieren ser resaltadas. En el presente análisis se abordan las percepciones de quienes habitan en el CHQ sobre la calidad de estos espacios en términos de accesibilidad, condiciones para el disfrute, mantenimiento, áreas verdes, entre otros temas.



Uso del espacio público y sus principales problemáticas

De acuerdo a la encuesta realizada en el 2016 por el Instituto de la Ciudad, un 95,17% de los habitantes del CHQ dicen usar, de manera predominante, el espacio público de su sector.

Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017


Uno de los principales factores de bienestar en la vida de la ciudad, y de manera relevante para los habitantes del CHQ, es la accesibilidad. De acuerdo al Manual de Accesibilidad Universal, ésta se define como “el conjunto de características que debe disponer un entorno urbano, edificación, producto, servicio o medio de comunicación para ser utilizado en condiciones de comodidad, seguridad, igualdad y autonomía por todas las personas, incluso por aquellas con capacidades motrices o sensoriales diferentes. Una buena accesibilidad es aquella que pasa desapercibida a los usuarios. Esta ‘accesibilidad desapercibida’ implica algo más que ofrecer una alternativa al peldaño de acceso: busca un diseño equivalente para todos, cómodo, estético y seguro.” (Boudeguer et. Al, 2010:7)

Esto significa el garantizar que el traslado o movilidad de las personas se de en un espacio público libre de obstáculos, sin cambios bruscos de nivel del suelo, con respeto al peatón, principalmente a las personas con movilidad reducida; sin salientes peligrosas en las aceras, sin obstrucciones, con amplitud y equipamiento urbano que facilite los desplazamientos, que propicie visibilidad y seguridad. La accesibilidad plena se da cuando una persona en silla de ruedas o no vidente puede moverse dentro de una ciudad fácilmente y sin ayuda de nadie.



Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017



De acuerdo a la percepción de los encuestados, el 84% considera que no se dan condiciones de accesibilidad en el CHQ, mientras que 13,21% dicen que sí se dan. No se preguntó sobre grados de accesibilidad, solamente si se dan o no las condiciones. Estos valores son semejantes en las cuatro zonas tipológicas[1] del CHQ como se muestra en el gráfico superior.

Dentro de la encuesta también se preguntó la percepción de afectación por ocupación del espacio público, que refiere a si la persona encuestada percibe la existencia de algún nivel de perjuicio debido a algún uso indebido o inadecuado del espacio público. Se obtuvo una importante respuesta de 0, es decir ninguna afectación con un 44%. Sin embargo a partir de la percepción de ocupación media baja, o sea 2 (11,4%), con mayor afectación 3 (11,4%) y 4 (8,24%) y máxima 5 (16,17%), se puede observar que son valores representativos. Las zonas en las que se percibe una mayor afectación son el Eje 24 de mayo y el Núcleo Central.




Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017




Bulevar 24 de Mayo



El siguiente cuadro permite tener un panorama más detallado de cuáles serían los problemas que perciben en el espacio público los habitantes del CHQ.


Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017



En esta pregunta, se brindaron varias opciones para que las personas consultadas expresen cuáles con los principales problemas del espacio público del CHQ. En general, las respuestas principales empiezan por la inseguridad (15,64%) y falta de higiene de los mismos (15,22%), seguida por la ocupación de indigentes con un 9%. El que le sigue en importancia es el rubro de ocupación por “gente que no los cuida y es problemática” con un 6%.

Entre los otros aspectos con porcentajes representativos, se encuentra uno de los temas esenciales del espacio público en el CHQ, el comercio autónomo, percepción que suma un 4%, este es superado por dos puntos con la percepción de la existencia de excesivo excremento de mascotas. Otros rubros que llegan al 4% son la falta de canchas y juegos para niños. Solamente un 0,4% de los consultados dicen que no hay ningún problema.



Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017


En el mismo tema de afectación por actividades en el espacio público del CHQ, se aborda la temática de la fauna urbana y su cuidado, en la pregunta sobre la percepción positiva o negativa de la presencia de perros y gatos callejeros. En este caso existen opiniones divididas, ya que si bien la percepción de total afectación, 5, llega a un 23,3 % de encuestados, la de ninguna afectación supera por tres puntos a ésta (26%). Si sumamos la percepción de media a máxima afectación, es decir del 3 al 5, tenemos que un 52,4% de encuestados tienen esta percepción, mientras que en afectación media baja hasta ninguna -del 2 al 0- tenemos a un 46,03% de los encuestados.

 


Fauna urbana en Plaza San Francisco

La zona en la que menos afectados se perciben los habitantes por esta situación es el Núcleo Central, mientras que en el Eje 24 de mayo y la Zona envolvente occidental este aspecto se percibe con mayor intensidad. Los pocos casos reportados de ataque de jaurías violentas de perros callejeros a transeúntes, así como la sanción municipal al maltrato animal son parte del contexto en el que se debe gestionar la atención de este problema, previniendo el abandono de los animales y su reproducción indiscriminada.





Respecto de la afectación por basura en las calles, los valores que muestran una afectación mediana o alta (valores tres, cuatro o cinco) concentra el 64% en el total del CHQ. La menor percepción de afectación está en el Núcleo Central, frente a un mayor nivel de afectación en el Eje 24 de Mayo.

Actividades realizadas por los habitantes del CHQ fuera de su hogar en su tiempo libre.



Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017



También se preguntó para qué sale fuera de casa el habitante del CHQ. En general, el motivo más recurrente fue el de reuniones sociales o familiares con un 16,68%, el segundo es la salida a restaurantes con un 14%, el tercero es ir al parque con un 13,03%. El cuarto un poco lejano es “vitrineó”, es decir visitó centros comerciales con un 8,65% seguido de cerca por la práctica de deportes con un 8,14% y el siguiente más cercano es la salida de paseo fuera de la ciudad con un 5,78%. Un grupo que comparte el 4% en promedio de las opciones es la asistencia a festividades, espectáculos deportivos, a museos, a conciertos y al cine. Con un promedio de 2,5% tenemos actividades como bailar y practicar hobbies, así como “no responde”. Estos están seguidos, un punto más abajo por la asistencia al teatro con 1,46% de los consultados. Algunas actividades que reportan menos de un punto porcentual son salir a la iglesia o al mercado, en este mismo nivel está “no sale de la casa”, y con 0,09% la actividad de la caminata recreativa. Estos valores indican que si existe una cultura de salir del hogar seguramente relacionada al consumo y también a la generación de vínculos sociales.

 


Parque García Moreno Fotografía: Alexandr Nemodrov

En el tema de espacio público es muy importante el tener áreas verdes, tal es así que es uno de los indicadores de los objetivos de desarrollo social para las ciudades. Quito, estadísticamente se precia de cumplir con creces este indicador, pero al parecer en la percepción de los habitantes del CHQ, consultados por esta encuesta, 91,35% de los hogares piensan que no se cuenta con suficientes áreas verdes, situación similar en todas las zonas, a pesar de que algunas de ellas se encuentran cerca de laderas y quebradas.

 


Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017

Esta percepción lleva a pensar que más allá de los parques metropolitanos o áreas de protección ambiental, debe existir una mejor integración entre el espacio verde y el área edificada, de tal forma que permita una mayor apropiación por parte de la ciudadanía. Como tendencia en ciudades a nivel mundial se están implementando fachadas y terrazas verdes, inclusive con agricultura urbana para los mismos usuarios de los edificios. El diseño del espacio público debería tomar en cuenta esta orientación.

 


Calle La Ronda

Dentro de la encuesta se preguntó en que sector utilizaba el hogar consultado el espacio público; cuando esta respuesta era el CHQ, se procedía a llenar una tabla de los tipos de espacio público y los lugares específicos que se utilizaban. Al ser preguntas de mayor especificidad se tiene un alto número de respuestas “no aplica (NA)” las cuales tienen un alto porcentaje.

 

Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017



En este gráfico sobre parques, el No Aplica, NA, llega a un 36,50%. Procediendo a la selección de los encuestados, la predominancia del Bulevar 24 de Mayo se da con un 16,16% de las respuestas. Le sigue tres puntos más abajo el Parque Urbano Cumandá (13,18%) y la calle La Ronda con 11,89%. El resto de espacios llegan a un máximo de un 5%. Los parques San Marcos e Itchimbía no pasan de un 2,5%. Se ve que las intervenciones del Eje 24 de Mayo, si bien cuestionadas, son aquellas de mayor concentración para el disfrute del tiempo libre. De acuerdo a la encuesta realizada, el uso predominante en parques y bulevares es recreativo con un 41% de respuestas.

Parte de los equipamientos públicos y uno de los esenciales para la seguridad alimentaria de los habitantes del CHQ son los mercados. Al preguntar por su uso, los hogares del CHQ respondieron que prefieren el Mercado San Roque con un 43,42%, le sigue el Mercado Central con un 25,68% y en último lugar está el remodelado y turístico Mercado San Francisco con un 11,82%. El Mercado San Roque, como ya se estableció en un estudio del año 2015 del ICQ, es el más importante de la zona y de la ciudad, debido a su característica de mercado mixto (mayorista/minorista) lo que hace que sus precios sean reducidos. De acuerdo al mismo estudio, esta característica se da gracias a cierta laxitud en el control sobre su funcionamiento, lo que también eleva preguntas sobre la calidad de sus productos, dado que no poseen ningún sistema de normalización o análisis previo.

Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017



Estos datos confirman la información y análisis realizados por el Instituto de la Ciudad en los últimos años, que muestran que el mercado San Roque es uno de los más utilizados por la población del CHQ y del DMQ (ICQ, 2016). Su predominancia tiene que ver, con la relación precio-calidad-cantidad, que permite economizar a los hogares que acceden a este mercado para su sustento diario. Se observa también la importancia del factor de proximidad, en las diferentes zonas tipológicas prima el uso del mercado más cercano.

Plaza Santo Domingo

El uso de plazas presenta un patrón que ubica a la Plaza Grande como el sitio preferencial de los hogares del CHQ con un 20,41%, seguida por la plaza de Santo Domingo con un 15,83%, el cual tiene un virtual empate con la plaza de San Francisco que tiene un 15,5%. Un poco más abajo se ubica la plaza del Teatro con un 11,6%. El resto de plazas no pasan de un 4% de las preferencias de los hogares, a excepción de la plazoleta de la Merced que llega al 5%. Estos números dan a conocer que estas plazas no solo son utilizadas intensivamente por la población flotante del DMQ sino por los mismos hogares del CHQ. En el caso de las plazas, el uso predominante es para el desplazamiento con 41% de respuestas, seguido por recreación con un 30%.


Fuente: Encuesta ICQ – CHQ, 2016
Elaboración: ICQ, 2017



Comentario

Hay que recordar que “la historia de la ciudad es la de su espacio público. Las relaciones entre los habitantes y entre el poder y la ciudadanía se materializan, se expresan en la conformación de las calles, las plazas, los parques, los lugares de encuentro ciudadano, en los monumentos” (Borja, 2000:8). El espacio público no es un espacio residual entre los edificios, las calles y los comercios, es un elemento central de la convivencia social.

Las intervenciones e inversión institucional deben ser equilibradas y equitativas en el CHQ, para lo cual es necesario observarlo como una totalidad integrada por distintos barrios en los cuales predominan actividades diferenciales. El énfasis de intervenciones en un solo sector puede generar segregación socio espacial y distorsionar la vocación del suelo. Una adecuada conexión entre los barrios que lo integran facilitaría que la diversidad que los caracteriza enriquezca la vida del conjunto del CHQ. Además, la investigación arroja que la intervención física en el espacio público debe garantizar la accesibilidad de personas con movilidad reducida, lo cual es problemático en la actualidad.

En el tema de la limpieza de las calles, existen varias problemáticas que se combinan y que tienen que ver con el aspecto físico de la gestión de residuos sólidos por un lado, pero también con el mal uso de los espacios públicos como servicios higiénicos. Este segundo aspecto tiene que ver con la falta de dotación de equipamiento para la cantidad de personas que circulan y trabajan a diario en los barrios, pero en las noches también se da este problema por la gran cantidad de personas en situación de calle que hacen del espacio público su dormitorio y lugar de deposición de excretas. En todo caso se vuelve necesario dotar de mayor equipamiento para la cantidad de personas que a diario trabajan o comercian en el sector, y segundo, apoyar y rehabilitar a la población en situación de calle. Existen programas municipales como el Patronato San José que tienen experiencia y experticia en esta área y cuya intervención es importante en esta dirección.

Sobre el tema de áreas verdes existe un alto consenso sobre la falta y necesidad de las mismas. Este tema es de competencia del municipio que debe habilitar los espacios necesarios para dotar de bienestar a quienes viven y trabajan en el sector. Es también de responsabilidad de los ciudadanos quienes deben trabajar en su recuperación, por ejemplo en quebradas y laderas, y en su adecuada apropiación, como parte del cuidado del paisaje urbano en tanto espacio de realización y disfrute. Los mismos moradores dan opciones claras para el desarrollo de estos espacios. Existen proyectos ya diseñados que se deben replantear y ejecutar, así como interesantes aportes por parte de la academia, de universidades y de sus facultades de arquitectura y urbanismo.


Bibliografía

Borja Jordi, Barcelona, El Espacio público, ciudad y ciudadanía, 2000

Boudeguer y Squella, Santiago de Chile, Manual de accesibilidad universal, Corporación Ciudad Accesible, 2010

IMP- ICQ, Quito, Encuesta Multipropósito CHQ, 2016


[1] Para fines de diagnóstico se separó al CHQ en 4 zonas tipológicas: Zona envolvente occidental, donde destacan los barrios de El Tejar, San Juan, San Roque, que tiene alta vocación comercial; Zona envolvente oriental, en donde destacan la Marín; la Tola, marcada por el alto tránsito de personas e intensivo comercio; Núcleo Central, donde se concentra la mayoría del patrimonio monumental de Quito; Eje 24 de Mayo, donde se encuentran las intervenciones municipales más grandes de los últimos años, bulevar 24 de Mayo, Parque Cumandá y la zona rosa de La Ronda.