Introducción

El Centro Histórico de Quito (CHQ) es uno de los espacios sociales, culturales, económicos y políticos más importantes de la ciudad y el país. Pese a las serias problemáticas que coexisten en su área, a la reducción de su población en ciertas zonas, y al traslado de una parte de los elementos y actividades del centro urbano hacia el Norte de Quito, el CHQ mantiene algunas de las funciones más importantes de la ciudad. Históricamente se ha constituido en referente de acontecimientos sociales y políticos que han marcado la vida de la capital y del país.


El estudio del CHQ requiere de multiples aproximaciones metodológicas y temáticas, a realizarse de manera combinada y permanente. Una dimensión central de estas aproximaciones es la de sus dinámicas poblacionales. Este reporte de investigación desarrolla el análisis de una parte de la información demográfica actual del CHQ, la misma que proviene de la Encuesta Multipropósito del DMQ, aplicada por el Instituto de la Ciudad (ICQ, 2016) y del Censo Nacional de Población y Vivienda (INEC, 2010). El conocimiento y la información que se derivan de la aplicación de estos instrumentos, permiten caracterizar sus dinámicas en el contexto histórico y contemporáneo de la ciudad, del CHQ y de sus zonas de estudio, como se podrá apreciar más adelante.[1]   

Los puntos que se examinan en este artículo son: evolución de la población del CHQ; edad y sexo de sus habitantes y tipos de familia que residen en su área. Este análisis incorpora registros comparativos que muestran las continuidades y diferencias existentes entre períodos y zonas de estudio y se inserta, aunque de manera breve, en las discusiones teóricas y empíricas que buscan aportar explicaciones acerca del decrecimiento poblacional del CHQ que se manifiesta de manera más evidente en su Núcleo Central (barrio González Suárez).

Evolución y vaciamiento demográfico: ¿por qué los residentes abandonan el CHQ?

El despoblamiento del CHQ es uno de los aspectos que más preocupación ha causado a nivel investigativo, institucional y académico en los últimos años. Este decrecimiento poblacional que comienza varias décadas atrás e impacta sobre todo en el Núcleo Central del CHQ (Garzón, 2013; Municipio de Quito, 2015a; Prías, 1990; Oviedo, 2014), se relaciona en sus inicios con las transformaciones sociales, culturales, económicas y urbanísticas experimentadas por la ciudad de Quito durante la segunda mitad del siglo XX.


En el mencionado período, la ciudad se reconfiguró a través del establecimiento de nuevos actores urbanos que respondían a procesos de estructuración socioeconómica y funcional, consistentes con la expansión hacia el norte y hacia el sur de la ciudad. La dominancia del modelo concéntrico dio paso a la configuración de un modelo longitudinal que caracterizará a lo que hoy se conoce como hipercentro; sin embargo se trata de una superposición de lógicas de desarrollo urbano que conviven en la actualidad y definen la diferenciación evolutiva del desarrollo urbano del DMQ ( J. Echeverría, 2014). 

Esta nueva articulación urbana define cambios y transformaciones significativas; el traslado de una parte de sus actividades comerciales y administrativas hacia el norte de la ciudad; el aparecimiento o reforzamiento progresivo de usos comerciales populares, servicios, y funciones patrimoniales y turísticas; de igual forma, el desarrollo de varias obras de infraestructura vial y renovación urbana que refieren a las dinámicas de planificación que se instauran en ese periodo. Estos elementos han afectado, en diferentes momentos, el carácter residencial del CHQ, y sus impactos se han manifestado en la existencia de zonas tugurizadas y de zonas en proceso de desocupación.    

Entre los primeros estudios que tratan acerca de las modificaciones sociales y urbanas presentes en el CHQ a partir de las últimas décadas del siglo XX se encuentran varias investigaciones de la Serie Quito llevadas a cabo entre fines de los años 1980 y principios de los años 1990 (Bustos, 1992; Naranjo, 1990; Paredes, 1990; Prías, 1990, etc.). Una parte de estos estudios hace referencia al cambio de funciones que acontece en el CHQ y que definirá también modificaciones en su composición demográfica. Al respecto, K. Prías menciona: “Conforme se consolida la segregación espacial, la estructura del espacio urbano se modifica en el Centro, con lo que se genera un desplazamiento de funciones, donde los nuevos usos [en referencia a los usos comerciales y de servicios] han ido desplazando a los residenciales.” (Prías, 1990: 35). 

Para la primera década del siglo XXI, algunos estudios (F. Carrión, R.Terán) abordan la situación del CHQ desde la perspectiva de la problemática general de los centros históricos latinoamericanos, y explican varios de los procesos críticos que se desarrollan en estos espacios a través del enfoque de las causas y las políticas que dan lugar a que los cascos antiguos de las urbes se vacíen de población. 

En un estudio reciente que analiza varios aspectos históricos que remiten al escenario actual del CHQ, R. Terán se refiere al paso de un tipo de valoración simbólica a un tipo de valoración económica del CHQ, en donde probablemente el valor económico prima por sobre el simbólico, “[…] han revelado la existencia de esta tendencia a desplazar prácticas culturales y usos sociales del espacio afianzados por décadas.” (Terán, 2014:12)

Fotografía Alexandr Nemudrov

La información disponible sobre la evolución de la población del CHQ permite apreciar la magnitud y la localización del despoblamiento de su espacio en por lo menos los últimos 25 años. El Censo Nacional de Población y Vivienda de 2010 muestra que la población del CHQ[2] es de 49.384 habitantes. Si se compara este número de pobladores con el registrado en el CNPV de 2001: 60.316 habitantes, se establece una reducción del 18,1% de la población del CHQ entre 2001 y 2010. De igual manera, las zonas en las que se observa los mayores porcentajes de disminución de la población entre 2001 y 2010 son el Núcleo Central y la Zona Envolvente Oriental: 20,7% y 20,1% respectivamente del total de la población de cada sector (CNPV-INEC, 2001; CNPV-INEC, 2010; ICQ, 2016).
 



Año 2001

Año 2010

% de reducción

Centro Histórico

60.316

49.384

18,1%

Zona Envolvente Oriental

22.650

18.108

20,1%

Zona Envolvente Occidental

18.183

15.125

16,8%

Núcleo Central

3.687

2.925

20,7%

Eje 24 de mayo

15.796

13.225

16,3%

Porcentaje de reducción de la población entre 2001 y 2010 (CHQ y zonas de estudio)

Fuente: CNPV, INEC –2010
Elaboración: Instituto de la Ciudad

Por otro lado, la población de la parroquia Centro Histórico[3] ha pasado de registrar 58.300 habitantes en 1990; a 50.982 habitantes en el año 2001; y 40.587 habitantes en el año 2010. Entre 1990 y 2001 se establece una tasa de crecimiento demográfico negativo de la parroquia Centro Histórico del 1.2%; y entre 2001 y 2010 una tasa de crecimiento demográfico negativo del 2.5% (Secretaría de Territorio del MDMQ; CNPV-INEC, 2010).

Los resultados de la Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016) permiten argumentar que, a pesar de la disminución de residentes en el Núcleo Central, el CHQ es un importante espacio de trabajo y de vivienda. Así, de los 1966 jefes/as de hogar consultados sobre el motivo por el cuál cambiaron su residencia hacia el CHQ, la mayoría manifestó que lo hizo por trabajo o por cercanía al lugar de trabajo (28,5%); y un porcentaje importante declaró que por compra o por adjudicación de casa o terreno (16,2%).
 
  Fuente: Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016) Elaboración: Instituto de la Ciudad de Quito

Así también, aunque una parte de los jefes/as de hogar encuestados declaró que desearía cambiar su residencia al Norte de la ciudad o al Valle de los Chillos, la mayoría (68,4%) manifestó que prefiere permanecer en el CHQ. Es necesario señalar que los datos censales no toman en cuenta a la población flotante que diariamente acude al CHQ por motivos de trabajo, estudios, trámites, visitas, etc., la misma que tiene un papel importante en el mantenimiento de la vitalidad de su espacio.

Fotografía Alexandr Nemudrov

Edad y sexo de los habitantes del CHQ

El CHQ está compuesto de 25.118 mujeres y 24.266 hombres: 50,8% y 49,1% del total de la población respectivamente (CNPV-INEC, 2010; ICQ, 2016). Esta tendencia presenta una leve mayoría de mujeres en el CHQ (propia de la dinámica demográfica y de la esperanza de vida por sexos) se mantiene en las zonas de estudio, excepto en el Núcleo Central y en el Eje 24 de Mayo en donde los hombres son, con poca diferencia porcentual, la mayoría.     


Porcentaje de población por sexo (CHQ y zonas de estudio)


Mujeres

Hombres

Total

Centro Histórico

50,8%

49,1%

100%

Zona Envolvente Oriental

51,6 %

48, 4%

100%

Zona Envolvente Occidental

50,8 %

49,2%

100%

Núcleo Central

49,3%

50,7

100%

Eje 24 de Mayo

49,9%

50,1%

100%

Fuente: CNPV, INEC –2010
Elaboración: Instituto de la Ciudad

El CNPV (INEC, 2010) muestra que el grupo de edad preponderante en el CHQ es el de 20 a 24 años (10,30% del total de hombres y 9,88% del total de mujeres del CHQ). De manera general, la información del censo muestra que los grupos de edad comprendidos entre los 0 y los 29 años alcanzan porcentajes mayores que los de 30 años en adelante, cuyas proporciones se reducen progresivamente hasta alcanzar los menores porcentajes en los grupos de 70 años en adelante. En este registro también se puede apreciar que aunque los jóvenes y los adultos jóvenes componen los porcentajes más altos de población, no deja de ser significativa la sumatoria de los porcentajes que corresponden a los adultos intermedios y a los adultos mayores, como se podrá observar en el cuadro que se incluye más adelante.

Al mismo tiempo, hay que mencionar que la pirámide poblacional del CHQ del año 2010 corresponde a una pirámide estacionaria con proyección regresiva, es decir a un gráfico que muestra cierto equilibrio entre natalidad y mortalidad de la población; sin embargo la historia demográfica y la situación específica del CHQ permite advertir en esta pirámide signos de disminución de jóvenes y aumento de adultos relacionados con el decrecimiento poblacional.
Fuente: CNPV-INEC, 2010
Elaboración: Instituto de la Ciudad

Si se lleva a cabo un análisis por grandes grupos de edad (jóvenes, adultos jóvenes, adultos intermedios, y adultos mayores) se encuentra que, con relación al CNPV (INEC, 2010), la Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016) muestra un incremento actual en los porcentajes de la población de 35 años en adelante.[4] El grupo de adultos mayores (de 60 a 90 años y más) constituye el 19,9% de mujeres y el 16,7% de hombres de un total de 6240 miembros de familia[5] registrados en la encuesta, mientras que en el CNPV (INEC, 2010) este grupo conforma el 12,05% del total de mujeres y el 9,68% del total de hombres del CHQ. En la Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016) el grupo de adultos intermedios (de 40 a 59 años) también presenta un aumento, en tanto que los grupo de jóvenes (0 a 19 años) y de adultos jóvenes (de 20 a 39 años) baja representativamente en porcentaje si se los compara con el CNPV de 2010. De igual manera, si se relaciona el CNPV de 2001 con el CNPV de 2010 se encuentra que en 2001 se establecieron porcentajes más altos de la población de jóvenes y más bajos de la población de adultos intermedios y adultos mayores que en 2010 (CNPV-INEC, 2001; CNPV-INEC, 2010).

Porcentaje de la población del CHQ por grandes grupos de edad


Año 2001

Año 2010

Año 2016



% del total de mujeres del CHQ

% del total de hombres del CHQ

% del total de mujeres del CHQ

% del total de hombres del CHQ

% del total de mujeres del CHQ

% del total de hombres del CHQ

Jóvenes (de 0 a 19 años)

36,2%

38,1%

34,31%

33,66%

24,2%

28,8%

Adultos jóvenes (de 20 a 39 años)

34,2%

35,6%

33,00%

34,07%

30,4%

30,7%

Adultos intermedios

(de 40 a 59 años)

18,1%

17,6%

20,65%

19,59%

25,5 % de

23,8%

Adultos mayores (de 60 a 90 años y más)

11,4%

8,7%

12,05%

9,68%

19,9%

16,7%

Total

100%

100%

100%

100%

100%

100%

Fuente: CNPV, INEC –2001; 2010/ 2010 / Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016)
Elaboración: Instituto de la Ciudad

Como consecuencia, la pirámide poblacional del año 2016 del CHQ, realizada con base en el número de miembros de hogares registrado en la Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016), muestra una tendencia hacia una pirámide de tipo regresiva, es decir que grafica una natalidad que ha descendido o que se ha producido un vaciamiento de la población en edad fértil y una mayor participación de población adulta: fenómeno al que se conoce como envejecimiento de la población. El envejecimiento de la población del CHQ se articula a la merma de los habitantes del CHQ en las últimas décadas, la que a su vez se liga al debilitamiento de la función residencial de ciertas áreas del CHQ y por lo tanto al deterioro de sus condiciones de espacio de habitabilidad para nuevas generaciones.

Fuente: CNPV, INEC –2001; 2010/ 2010 / Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016)
Elaboración: Instituto de la Ciudad

Tipos de familias que habitan en el CHQ

La Encuesta (ICQ, 2016) proporciona hallazgos de importancia en lo referente a la tipología de familia de los habitantes del CHQ. La comprensión de las características poblacionales del CHQ atraviesa necesariamente por el análisis de esta clasificación y su nexo con otros rasgos y componentes de su gente y de su espacio. El tipo de familia predominante en el CHQ es Nuclear Biparental con Hijos[6]; seguido de Familia Extensa[7] que representa el 17,5% del total de hogares encuestados. Aunque cuentan con menor proporción, no dejan der ser representativas para la comprensión de las características del CHQ las modalidades de familia Unipersonal;[8] Nuclear Monoparental[9] y; Nuclear Biparental sin Hijos.[10]

Si bien en las zonas de estudio del CHQ se mantiene la tendencia de una mayoría de familias Nucleares Biparentales con Hijos, los porcentajes existentes de los demás tipos de familia se articulan a la situación actual de cada zona analizada, en tanto que el comportamiento poblacional del CHQ se diferencia entre barrios y zonas de estudio. Así, se encuentra que en el Núcleo Central del CHQ, área en la que el uso residencial es poco representativo, muestra la importancia de usos comerciales y administrativos; en un segundo porcentaje más alto corresponde a Familia Unipersonal; en tanto que en las demás zonas (Zona Envolvente Occidental, Zona Envolvente Oriental y Eje 24 de Mayo) el segundo porcentaje en importancia es el de Familia Extensa.

Fotografía Alexandr Nemudrov

En el contexto del CHQ la tipología de Familia Extensa (segunda en importancia en toda su área) da cuenta de formas de hábitat popular articulados a la trayectoria social de la capital, pero también a la concentración de habitantes en las Zonas Envolventes Occidental y Oriental y en el Eje 24 de Mayo: sectores en donde coexisten el uso residencial y el uso comercial.


Fuente: Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016)
Elaboración: Instituto de la Ciudad

Conclusiones
Los datos comparativos de los años 2001, 2010 y 2016 relativos al CHQ muestran un proceso de   despoblamiento de ciertas zonas que viene acompañado de un progresivo envejecimiento de la población, característica de los centros históricos que paulatinamente dejan de ser habitados y se transforman en espacios de visita. Al mismo tiempo, debido a su importancia para el empleo y el comercio a diferentes escalas, el CHQ se mantiene como un espacio vivo al que acuden diariamente miles de personas.

El comportamiento poblacional del CHQ se diferencia entre barrios y zonas de estudio. Así por ejemplo, los impactos que experimenta el Núcleo Central del CHQ por usos comerciales, administrativos o de servicios, se manifiesta en la desocupación de su área; en tanto que los barrios en los que predominan usos mixtos (vivienda y comercio) se hallan entre los más densamente poblados de la parroquia Centro Histórico.[11] El análisis de los tipos de familia que habitan en el CHQ refleja también esta tendencia, y muestra formas de habitabilidad representadas principalmente por tipos de familia Nuclear Biparental con Hijos y Familia Extensa.

Se hace manifiesto que la disminución de los residentes del CHQ, o la concentración de habitantes en ciertas zonas, responde a cambios progresivos de funciones pero también a políticas que han dado lugar a inversiones públicas y privadas diferenciadas entre sectores del CHQ. Así, existen ciertas áreas en donde se concentra el mantenimiento y aprovechamiento económico de infraestructura física y urbanística, y subsisten otras que se encuentran entre las menos atendidas y más deterioradas del sector.[12]

¿Qué tipos de criterios han imperado hasta hoy en la planificación del CHQ? ¿Cuáles son los intereses que mueven a los diferentes grupos que intervienen en su área? ¿Qué políticas y maneras de apropiación de su espacio se han generado para acortar las brechas entre la visión institucional del CHQ y la de los diversos actores que actúan en su territorio?

Si institucionalmente se busca aplicar medidas que hagan del CHQ un ámbito habitado como se ha impulsado en los últimos años, es recomendable impulsar políticas y líneas de acción que mejoren la calidad de vida en cada una de sus zonas, y que eviten la reproducción en sus espacios de dinámicas de segregación propias del desarrollo urbano;[13] y determinar, a través de la participación de los diferentes actores involucrados, qué cambios podrían establecerse para que el CHQ y sus diferentes zonas recuperen o refuercen su condición de espacios para vivir.

Bibliografía

Bustos, Guillermo (1992) “Quito en la transición: actores colectivos e identidades culturales urbanas (1920-1950)” en Enfoques y estudios históricos. Quito a través de la historia (Quito: Municipio de Quito/Junta de Andalucía).
Carrión, Fernando (2005) “El centro histórico como objeto de deseo” en Regeneración y revitalización urbana en las Américas: hacia un Estado estable (Quito: FLACSO, Sede Ecuador).
Echeverría, Julio, (2014) “Concepto y politicidad de Quito en el siglo XXI”, en Revista Questiones Urbano Regionales, ICQ, Vol 2, N. 3, p.
Garzón, Natalia (2013) Pérdida de población en el CHQ de Quito: un análisis desde la incidencia de las políticas de vivienda (Quito: FLACSO, Sede Ecuador).
Municipio de Quito (2003) Centro Histórico de Quito. Plan Especial (Quito: Municipio de Quito/ Junta de Andalucía).
Municipio de Quito (2015a) Plan Metropolitano de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, Volumen I (Quito: Municipio de Quito).
Municipio de Quito (2015b) Plan Metropolitano de Ordenamiento Territorial, Volumen II (Quito: Municipio de Quito).
Naranjo Lalama, Francisco (1990) “Transformaciones urbanas en el centro histórico de Quito”, en Centro Histórico de Quito. Problemática y Perspectivas (Quito: Municipio de Quito/Junta de Andalucía).
Oviedo, María Soledad (2014) Centro Histórico de Quito: Cambios en la configuración residencial y usos de suelo urbano asociados al turismo (Santiago: Universidad Católica de Chile).
Paredes, Domingo (1990) “El centro histórico como escenario social” en Centro Histórico de Quito. Sociedad y espacio urbano (Quito: Municipio de Quito/Junta de Andalucía).
Prías, Kleber (1990) “Situación económica y desarrollo urbano” en Centro Histórico de Quito. Sociedad y espacio urbano (Quito: Municipio de Quito/Junta de Andalucía, 1990).
Samaniego, Pablo (2007) Financiamiento de centros históricos: el caso del centro histórico de Quito” en Financiamiento de los centros históricos de América Latina y El Caribe (Quito: FLACSO, Sede Ecuador / Lincoln Institute of Land Policy).
Terán, Rosemarie (2014) “Repensar el patrimonio: el caso del Centro Histórico de Quito”, en INPC. Revista del Patrimonio Cultural del Ecuador (Quito: INPC).


[1] Las zonas de estudio del CHQ establecidas en la Encuesta Multipropósito del DMQ (ICQ, 2016) se encuentran detalladas en el artículo N°1 (artículo metodológico) de esta serie.
[2] Delimitación del CHQ establecida en el Plan Especial del Centro Histórico, 2003.
[3] El CHQ ha sido varias veces redefinido en sus límites, e inclusive en la nomenclatura de ciertos barrios o sectores que lo conforman, de acuerdo con los planes urbanísticos y las divisiones administrativas que se han elaborado para su espacio. El Plan Especial del CHQ (2003) establece una delimitación que corresponde a su área patrimonial y que hasta la actualidad es utilizada como referente en diversos estudios; en tanto que la parroquia Centro Histórico es parte de la división política administrativa de las parroquias urbanas y rurales del Distrito Metropolitano de Quito, y corresponde a un área que no incorpora algunos barrios que forman parte de la demarcación del CHQ establecida en el Plan Especial de 2003. La parroquia Centro Histórico conforma, junto con otras parroquias del sector (Puengasí, La Libertad, Itchimbía, San Juan), la Administración Zonal Manuela Sáenz (Secretaría de Territorio, Hábitat y Vivienda del MDMQ). El Plan Especial del CHQ (2003) establece los siguientes límites del CHQ y lo segmenta en 2 zonas: el Núcleo Central (barrio Gonzáles Suárez); y el área periférica o envolvente barrial conformada por los barrios: Alameda, San Blas, la vertiente sur de San Juan, El Tejar, San Roque, La Chilena, El Placer, Aguarico, San Diego, San Sebastián, La Recoleta, La Loma, San Marcos y La Tola. La parroquia Centro Histórico se encuentra compuesta por los barrios: Gonzáles Suárez, San Roque, La Loma, La Merced, La Recoleta, La Sena, La Tola, La Victoria, Panecillo, San Blas, San Diego, San Marcos y San Sebastián (Secretaría de Territorio, Hábitat y Vivienda del MDMQ; CNPV-INEC, 2010).
[4] Este cambio corresponde a modificaciones en los porcentajes de los grupos de edad, y no a un incremento de la totalidad de los habitantes
[5] 3124 mujeres y 3116 hombres.
[6] Compuesto de una pareja con uno o más hijos.  
[7] Formado de varias personas emparentadas que no necesariamente tienen relación de padres e hijos, y pueden ser abuelos, tíos, primos u otros.  
[8] Compuesta de una sola persona.
[9] Compuesta de uno solo de los padres con uno o más hijos.
[10] Compuesta de una pareja sin hijos.
[11] En 2010 los índices más altos de densidad poblacional por barrio de la parroquia Centro Histórico se registraron en San Roque: 214,0 hab. / ha.; La Victoria: 192,2 hab. /ha.; y La Tola: 182,4 hab. /ha.; en tanto que los más bajos en La Recoleta: 29,4 hab. /ha.; Panecillo 61,3 hab. /ha.; La Sena 62,9 hab. /ha.; y Gonzáles Suárez: 71,7 hab. /ha. (Secretaría de Territorio del DMQ; CNPV, 2010).
[12] Respecto a las modalidades de inversión en el CHQ, ver Samaniego, 2007.
[13] Como la generación de espacios privilegiados, y por lo tanto de espacios periferizados, que reflejan inequidad.